Saltos de Agua en Asturias

Llamamos cascada o catarata al tramo de un curso fluvial donde por culpa de un fuerte desnivel del cauce  del río el agua cae verticalmente por efecto de la gravedad.  Algunas de ellas se utilizan a día de hoy para general energía hidroeléctrica.  Son sin duda, uno de los fenómenos más espectaculares y hermosos de la naturaleza.

¿Sabías que en Asturias existe una gran variedad de ellas que podrás conocer y visitar?

Aquí te dejamos las 10 mejores que hay por la región.

1- El Tabayon de Mongayo, monumento situado en pleno Parque Natural de Redes, en el concejo de Caso.  Esta cascada cuenta con un salto de más de 60 metros de altura y está declarada Monumento Natural. Sólo se puede acceder a ella a través de una ruta que va desde el pueblo de Tarna. La rodean numerosos ayedos, abedules y acebos. Cuenta con una fauna entre la que destaca al águila real, urogallo o el alimoche.

2- Cascada de Oneta, situadas en Villayón y declaradas Monumento Natural también. Están formadas por tres saltos de agua que se escalonan en muy pocos metros. La primera de ellas se llama La Firbia. Cuenta con una caída de 15 metros de altura y gracias a los continuos desprendimientos ha quedado llena de rocas haciendo así un paisaje espectacular. La segunda se llama La Firbia de Abajo y sólo se puede acceder a ella a través de una fuerte pendiente. La tercera y última es La Maseirúa, siendo así la más pequeña e inaccesible.

saltos de agua
cascada

3-Cascada de Xurbeo en el concejo de Aller. Es un salto de agua que se precipita sobre  la naturaleza desde unos 20 metros de altura, rodeado de avellanos y castaños. Cuenta con un puente de madera que nos permitirá contemplar esta maravilla natural. Sólo se puede llegar a ella a través de una ruta de 2,5 kilómetros.

4-Cascada de Mañoles en Tineo. Proviene del siglo XVI  donde por aquella época los vecinos la utilizaban para el baño de las ovejas antes de esquilarlas. Aunque no fue hasta el año 2014 cuando el Ayuntamiento de Tineo acondicionó un acceso para que turistas y vecinos la visitaran. Cuenta con un salto de agua de más de 20 metros. La senda que nos lleva hacia ella está rodeada de hayedos, robles, castaños, tojos y acebos entre muchos otros. Lo que hace que su paisaje natural sea espectacular.

5- Cascadas de Guangua, situadas en la capital asturiana Oviedo, en los valles del Trubia. El acceso a ellas es a través de una ruta de senderismo de 1 hora de duración aproximadamente. La primera de todas la encontraremos  a escasos metros de comenzar la ruta. Descendiendo por su base podremos apreciar que tiene una altura de unos 10 metros. La segunda es la más grande de todas, con unos 30 metros de altura. Donde podremos encontrar los restos de un antiguo canal de aprovechamiento de agua. Casi al final de la ruta encontraremos las últimas que discurren río abajo.

6- Cascada de Covadonga, en Cangas de Onís. Esta ubicada bajo la gran Cuevona, donde está la Virgen de Covadonga. Más conocida como La Santina. Proviene de Orandi formando así una espectacular cascada de más de veinte metros de altura y que en su caída forma el El Pozón. Donde es tradición tirar dinero para la concesión de deseos. Gracias a las aguas afluentes de este pozo y de otras filtraciones nace el río Sella.

cascadas asturias
cascada

7- Cascada del Lago Bricial, en los Lagos de Covadonga  (Cangas de Onís). Es conocida también como La Meana, cuyo caudal está determinado siempre por la cantidad de nieve registrada durante la época de invierno. Es una cascada de pequeño tamaño pero cuando se deja ver, deja también una estampa espectacular junto al lago.

8- Aguasaliu, situada en pleno desfiladero de los Beyos en Ponga. Cuenta con una altura de unos 170 metros de altura que vierte sus aguas en el Río Sella. Nace en la cueva de To Los Santos y esta recoge el agua de la lluvia y el deshielo de los montes que tiene situados encima llamados Rubriellos.  Depende de la época esta cascada puede llevar mucha agua o tal sólo un pequeño hilillo, descolgándose el varios tramos. Debido a la humedad que hay en la zona, sus paredes están llenas de musgos y epífitas, lo que hace que su paisaje sea verdaderamente único.

9- Cascada del Xiblu situada en Teverga, en pleno Parque de las Ubiñas y la Mesa. Para llegar a ella debemos comenzar una ruta de senderismo de poca dificultar en la que no sólo la cascada será la protagonista. El Hayedo de Montegrande también lo será puesto que es uno de los mayores que existen en Asturias.  La cascada cuenta con unos 70 metros de altura y está ubicada en el recorrido del río la Verde.

10- Cascada de Cioyo en Castropol, se encuentra muy dentro del bosque, escondida entre la frondosa vegetación autóctona de la zona. Siendo así una maravilla natural de aguas cristalinas y pequeñas pozas enclavadas en un valle.  La ruta para acceder a visitarla es corta, pero hay que ir con mucho cuidado por su pendiente, aun así, merece la pena llegar al lugar. La cascada cuenta con 30 metros de altura, haciendo que el lugar sea un remanso de paz y tranquilidad para todos los que lo visiten.

Haz clic aquí para saber más sobre el descenso del Sella en canoa