QÚE HACER DOS DÍAS EN OVIEDO

DÍA 1: 

Podemos empezar nuestro recorrido en la Plaza del Fontán, situada en el casco antiguo de la capital asturiana. Esta plaza predomina por sus sidrerías y tiendas de artesanía que la componen. Es sin duda uno de los mejores rincones para disfrutar de una buena sidra y donde podrás comer platos típicos asturianos. Los fines de semana los locales ponen sus terrazas dentro de la plaza. Numerosos grupos folclóricos animan con música y bailes tradicionales.

Muy cerca, podemos encontrar el Mercado del Fontán, lugar idóneo para conocer y comprar productos típicos de la gastronomía asturiana.

Continuamos nuestra ruta hasta la Plaza del Ayuntamiento, donde encontraremos la oficina de turismo, el Ayuntamiento y la iglesia de San Isidoro el Real.

Una vez finalizamos esta visita continuamos hasta la Plaza de Trascorrales, una de las más frecuentadas por los ovetenses.  En ella podremos ver una obra de Manuel García Linares; la lechera y su burro. En la que todos los visitantes hacen una parada obligatoria para fotografiarse junto a ella. 

Continuamos hasta el Museo de Bellas Artes cuya entrada y visita es gratuita. Allí disfrutaremos de varias obras de Dalí, El Greco, Goya, Picasso…, y de su arquitectura.

A pocos metros llegaremos hasta la Plaza de la Catedral, que es el lugar más turístico de la capital. En ella encontraremos una estatua en la parte alta de la plaza dedicada a Ana Ozores, con la que te podrás fotografiar. Tienes la opción de entrar a visitar la catedral (no es gratuito) o continuar con tu visita por la capital. 

Si decides continuar, tu próxima parada será la Plaza de la Escandalera y el Teatro Campoamor. Esta plaza divide el centro histórico de la zona comercial y más rica de la ciudad. Allí encontraremos la escultura más querida de Oviedo, ‘La Maternidad’ de Botero, más conocida como ‘la gorda’. Caminamos pocos metros y encontraremos el Teatro Campoamor, donde se celebran los premios Príncipe de Asturias. 

Giramos un poco la vista y encontraremos otra escultura muy famosa y fotografiada en todo el mundo (AKA”El Culo de Úrculo). 

Siempre está bien tomarse un pequeño descanso, y no hay lugar mejor que el Parque San Francisco. Auténtico remanso de paz donde pasear y relajarnos. Depende de la época del año, encontraremos puestos de comida (castañas, churros, helado). Dentro de este parque verde está “La Torera”, escultura hecha por Mauro Álvarez en honor a Doña Josefa Carril. Antigua fotógrafa ovetense que trabajaba en este parque. 

Después de tanta caminata es bastante frecuente que tengamos hambre y sed, y que mejor que desplazarnos a la calle Gascona. Inundada de sidrerías y restaurantes para disfrutar de una buena cena con platos asturianos y sidra.

Es hora de regresar al hotel, pensión o apartamento donde estemos alojados para descansar y recuperar fuerzas.

Y mañana más…


DÍA 2:

Oviedo es una ciudad donde destacan las construcciones y el arte prerrománico, y que mejor que comenzar nuestro día visitando las iglesias de Santa María del Naranco y San Miguel de Lilo. Para llegar hasta ellas podremos coger un autobús ya que está un poco alejado del centro de la ciudad. El primer punto de partida es el centro de recepción e interpretación del prerrománico. Aquí podremos realizar una visita por las distintas etapas del arte prerrománico. 

Muy cerca del centro ya nos encontramos las iglesias de las que hablamos antes. Para verlas por su interior es preferible consultar horarios y hacer una reserva previa, ya que no todos los días están disponibles.  

Continuamos ruta (en autobús o coche) hasta llegar al Monte Naranco. Una vez lleguemos, sus vistas nos sorprenderán, veremos toda la ciudad desde lo alto. La hora perfecta para ver las mejores vistas es al atardecer sin duda.

En este pico se encuentra la gran escultura del Sagrado Corazón de Jesús, visible desde cualquier punto de la capital y de un gran atractivo para los turistas.

Regresamos al centro de nuevo y seguimos con nuestra visita. 

Comenzamos en la Plaza de Porlier, situada muy cerca de la Catedral de Oviedo. En ella podremos ver la estatua de un viajero con sus maletas recién llegado a la ciudad, obra de Eduardo Úrculo. Las vistas desde esta plaza se las lleva todas el Hotel Covadonga, fundado a principios del siglo XX.

En la misma plaza se encuentra el Palacio de Torenu y el Palacio de Camposagrado. 

Seguimos caminando hasta llegar a la plaza del Paraguas, que fue un antiguo mercado de la leche. En la actualidad esta plaza es punto de encuentro para la fiesta nocturna y lugar donde se celebran conciertos y actuaciones. 

A tan sólo 10 minutos caminando, encontramos una joya prerrománica con muy buen estado de conservación. La fuente de Foncalada (Siglo IX), situada en la calle Foncalada. 

La próxima parada será en la Universidad de Oviedo. Entramos al edificio y encontraremos su claustro perfectamente conservado que nos permite viajar a esa época.  Actualmente es la sede de la Biblioteca de la Universidad. 

Caminando nos encontrarnos con una estatua de Woody Allen, ubicada en la calle Milicias Nacionales. Hecha en bronce, es obra de Vicente Menéndez Santarúa del año 2003. Fue hecha en señal de agradecimiento por los elogios de éste hacia Oviedo.

Pocos metros adelante llegaremos a la calle Uría, zona comercial de la capital donde encontraremos todo tipo de tiendas, así como un centro comercial (Salesas) junto a la misma calle.


QÚE HACER DOS DÍAS EN GIJÓN

DÍA 1: 

Una vez lleguemos a Gijón y estemos preparados comenzamos nuestra ruta turística en el final de la playa. Podremos ir hasta allí en un autobús urbano o bien caminando 2 kilómetros por el paseo de al lado de la playa. Una vez lleguemos, nos encontramos el parque de Isabel la Católica y la Feria Internacional de Muestras.

En el Parque de Isabel la Católica podremos hacer una visita a los patos y pavos reales que se encuentran allí antes de seguir nuestra ruta. 

Justo al lado tenemos el Pueblo de Asturias, donde veremos una recreación de un pueblo asturiano con sus típicos hórreos y bolera.

Cogemos el autobús de vuelta hasta el centro y llegamos a la Universidad Laboral, el edificio construido más grande de España. Podemos hacer un recorrido turístico completo por la Laboral que durará 1 hora y que incluye la visita al teatro y a la torre. 

Ahora nos toca hacer una parada para comer y recargar pilas. Podemos ir a un merendero cercano (sidrería con una zona de prado), como casa Yoli o dirigirnos a la calle Cabrales. 

Volvemos a caminar hasta llegar a la Escalerona de la playa (dirección contraria a la anterior) y nos dirigimos hacia la Iglesia de San Pedro, que es uno de los edificios representativos de la ciudad. Está ubicada en el Campo Valdés, a los pies del barrio de Cimadevilla. Es original de estilo gótico. 

La próxima parada es casi obligatoria, en el barrio de Cimadevilla. Este barrio era antiguamente barrio de pescadores y es el más antiguo de Gijón. Está repleto de calles empedradas y en pendiente.  En el podremos ver varios vestigios arqueológicos pertenecientes a la época del Imperio Romano. 

Al lado de Cimadevilla tenemos las Termas Romanas, descubiertas hace pocos años al restaurar la iglesia de San Pedro. 

Subimos por la calle más próxima hasta llegar a la cima del Cerro de Santa Catalina. Aquí podemos disfrutar de un gran espacio verde con unas vistas increíbles al mar Cantábrico. 

En lo alto se encuentra la escultura de Chillida, el Elogio del Horizonte, que fue durante varias décadas el logotipo de Gijón.  Esta escultura está hecha de hormigón y tiene unos diez metros de altura. Destaca su color gris sobre el mar y el cielo y tiene una forma un tanto curiosa, con dos grandes pilares sobre los que se sujeta una eclipse abierta. Lo más curioso de esta maravilla no es su forma y volumen, sino el sonido que produce. 

Nuestra ruta continua bajando por el cerro de Santa Catalina hasta llegar a un pequeño camino que nos guiará a nivel de mar, en medio de un acantilado. 

Ya hemos visto el mar de cerca, así es que seguimos bordeando el cerro hasta llegar al puerto deportivo y los jardines de la reina. 

Continuamos al lado del mar y nos detenemos en la Cuesta del Cholo, lugar mítico para tomar unas sidras y relajarnos antes de irnos a dormir.

Mañana más….


DÍA 2:

Comenzamos nuestro día por Gijón donde lo dejamos ayer, en la Cuesta del Cholo. A pocos metros nos encontramos con el Palacio Revillagigedo, ubicado en la plaza de Pelayo.

Se trata de un palacio del siglo XVIII que se construyó a partir de una torre medieval. En su interior se encuentra el Centro Internacional de Arte que podremos visitarlo sacando un ticket de entrada.

Seguimos callejeando al lado del mar y llegaremos a la Calle Corrida y Calle de los Moros, que son las zonas comerciales de la ciudad.  A la mitad de la calle Corrida se encuentra la Plaza del Carmen, en la que destaca una fuente ornamental.

Caminamos calle abajo y nos dirigimos al Paseo de Begoña, que es una calle peatonal con zonas ajardinadas, parque infantil y templete. En el interior se encuentran el Teatro Jovellanos (actual biblioteca pública) y el Café Dindurra (café más antiguo de Gijón).  Al final de los jardines de Begoña se encuentra la iglesia de San Pedro (vista ya en el día anterior).

Ahora podemos coger un autobús urbano o bien caminar durante 25 minutos aproximadamente para llegar al Acuario de Gijón. Esta situado en el paseo de la Playa de Poniente y fue inagurado  en el año 2006. Cuenta con 60 acuarios de agua dulce y salada, un auditorio para eventos, un aula educativa y una zona de recuperación de mamíferos y reptiles.

En el acuario podremos conocer más de 250 especies de animales en los que destacan 8 tiburones.  La entrada al acuario tiene un precio muy competente, merece la pena visitarlo. 

A escasos metros encontramos el Museo del Ferrocarril de Asturias, al que podemos ir caminando. Allí podremos conocer el patrimonio histórico ferroviario de Asturias y veremos la exposición de las locomotoras, tranvías, vagones y todo el material que forma parte de la historia de este medio de locomoción.

Nuestro día finaliza y es hora de buscar un sitio agradable donde cenar. 

Al lado del Museo del Ferrocarril tenemos la sidrería TierraAstur, perfecta para degustar cualquier manjar o plato típico asturiano. Esta sidrería, además de las botellas colgadas del techo y de los toneles (mesas) que forman parte de su decoración, está dividida en tres partes.

La primera y más importante es la típica sidrería con zona de comedor; la segunda que la compone una tienda de productos agroalimentarios que da paso a la vista de la cocina de la sidrería; y por último, un chigre tradicional asturiano. 

Para finalizar nuestra visita por Gijón vamos a acabar de cenar ya  dar un paseo por el puerto deportivo de Gijón. En este vamos a encontrar dos esculturas que llaman la atención.

La primera es la escultura del árbol de la sidra, formado por 3.200 botellas de vidrio verde. Esta maravilla se ilumina por la noche y es de gran atractivo para los turistas.

Y por último antes de irnos a dormir, vamos a visitar la escultura de “Las letronas de Gijon” donde es inevitable no fotografiarse.


QUE HACER DOS DÍAS EN AVILÉS

DÍA 1:

Comenzamos nuestra visita por Avilés desde la Plaza de España, situada en pleno centro de la ciudad. En esta plaza podremos ver el Ayuntamiento de Avilés y el Palacio de Ferrera, que actualmente es sede del Hotel NH Palacio de Ferrera. Estos dos edificios son de finales del siglo XVII. Tras este edificio podemos ver un gran parque que en su día fueron los jardines del palacio.

Salimos de la plaza de España y junto al Palacio de Ferrera veremos una gran arbolada. Tras ella está la Iglesia San Nicolás de Bari, construida en el siglo XIII.

Justo frente a la iglesia hay una gran tienda de ultramarinos que merece la pena que entremos a conocer ya que en la actualidad, están desapareciendo.  Estas tiendas son los antecedentes de los supermercados donde los habitantes podían encontrar todo tipo de productos para la casa.

Seguimos caminando hasta llegar a la calle de San Francisco, donde tenemos el Palacio de Balsera de 1917. Este es actualmente el Conservatorio de Música de Avilés.

A pocos metros vamos a encontrar la calle Galiana, que sería la más conocida de Avilés. En ella podemos ver casas con balconadas y una gran galería porticada. En esta misma calle encontraremos también bares de tapas y restaurantes, donde podremos parar a comer y descansar.

Una vez hayamos finalizado nuestra comida, regresaremos al punto de partida, la plaza de España. Esta vez iremos en dirección contraria a la anterior, donde pronto llegaremos a la Iglesia de los Padres Franciscanos. Esta iglesia llama la atención por su fachada rústica y su estilo románico. 

Continuamos caminando hasta llegar a la próxima parada, la plaza de Camposagrado.  En ella veremos el Palacio del Marqués de Camposagrado, un antiguo edificio que destaca por sus dos grandes torres a los lados. 

Muy cerca encontraremos la calle La Cámara que es la calle comercial del centro de Avilés. Nos sorprenderán las fachadas de los edificios repletas de colores vivos y muy cuidados.

Para acabar nuestro día vamos a dirigirnos a la playa de Salinas, muy cerca de Avilés.  Esta es una de las playas más turísticas de Asturias y también de las más grandes. Cuenta con tres kilómetros de dunas de arena dorada por las que podremos pasear, surfear o disfrutar de un chapuzón en el agua. Además, encontraremos un paseo marítimo  que nos llevará al Museo de las Anclas.

Y es hora de relajarnos y descansar…


DÍA 2:

Nuestro día por Avilés comienza con la visita al Centro Niemeyer,  situado junto a la ría. Conoceremos este centro cultural diseñado  por Oscar Niemeyer y que contrasta con el caso antiguo de la villa gracias a sus líneas y color blanco.  Podremos disfrutar de una visita guiada por el centro que tendrá un coste inferior a 5 euros.

Una vez acabe nuestra visita anterior vamos a dirigirnos a la ría de Avilés, donde encontraremos una senda pavimentada para recorrerla. Esta senda comienza en el puerto pesquero y la Rula de Avilés. Tras varios metros nos encontraremos con la escultura “Avilés” en dirección al Puente de San Sebastián. A la derecha se encuentra la Plaza del Pescado.

Para nuestra próxima parada tendremos que coger un autobús urbano hasta llegar al antiguo barrio de Llaranes.  Este barrio tiene su propia historia, y es que destaca por la decisión de la Empresa Nacional Siderúrgica Ensidesa de instalar en su territorio un poblado obrero modélico que este entre los más conservados de España. 

En Llaranes existe un gran patrimonio histórico que debemos conocer. Comenzamos con la Capilla de San Lorenzo de Cortina, antigua iglesia parroquial del barrio. Muy cerca encontramos la Bolera, que fue construida para cubrir la pista donde se sitúan los bolos.

Seguimos caminando y nos encontraremos con el conjunto etnográfico de Llaranes Viejo, en el que podemos ver varios hórreos y paneras tradicionales.

Toca regresar al centro de Avilés, cogemos el autobús urbano de vuelta y nos detenemos en el Museo de la Historia Urbana de Avilés, donde podremos conocer a fondo la historia de Avilés tanto sus orígenes como su pasado industrial. La entrada a este museo es gratuita. 

Justo en frente tenemos la iglesia de San Antonio de Padua,  iglesia románica del siglo XII.

Ahora nos toca buscar un buen sitio para comer y beber algo. Nos vamos hasta la Plaza del Carbayedo, donde está en Restaurante Casa Tataguyo, fundado en el año 1845. Es un restaurante rústico de cocina tradicional el cual te ofrece todos los platos de la gastronomía típica asturiana elaborada con los mejores productos del mercado. 

Y con esto finaliza nuestra visita por Avilés.

5.0
55